Fable: The JourneyXbox 360

Una aventura repleta de caballos, carretas y rieles

Por Roberto Jiménez El 10 de octubre a las 11:01

Lo bueno

Buen estilo visual. Pone toda la magia de la franquicia en tus manos. Puedes jugar sentado.

Lo malo

El reconocimiento de movimiento falla constantemente. No existe la posibilidad de exploración. No existen opciones de personalización. La trama es virtualmente inexistente. La mecánica de viajar en carreta es terriblemente aburrida. Las peleas y los acertijos son muy sencillos. Reunir orbes de energía en el camino es molesto.

Fable: The Journey es un shooter sobre rieles -a pesar de que Lionhead asegure que no lo es- que te permitirá experimentar un mundo lleno de magia, enemigos, carretas y caballos. De hecho, cerca de 40% del juego se trata de un caballo llamado Seren. A lo largo de la aventura deberás acariciarlo, curarlo, alimentarlo, sacarle flechas e higienizarle la grupa -la manera educada de decir que le lavas el trasero-.

Fable es una saga que desde sus inicios de distinguió por ofrecer una gran cantidad de decisiones, su sistema moral te permitía convertirte en un parangón de la justicia o en el mal encarnado. Los juegos estaban repletos de posibilidades para explorar y conocer un mundo lleno de vida y peligros, aunque a decir verdad, en FTJ también hay opciones para explorar los caminos de Albion: el de la izquierda o el de la derecha...

No estoy diciendo que todo se trate completamente de andar en una carreta jalada por caballos, también habrá ocasiones en las que podrás bajarte y dejar que el juego decida el camino que debes de seguir, mientras agitas las manos para lanzar hechizos sobre tus enemigos, una y otra vez, sin la mínima oportunidad de desviarte o hacer otras cosas; incluso los cofres con tesoros aparecen en tu camino y simplemente tienes que abrirlos y recibir su contenido.

La historia gira en torno de Gabriel, un joven inexperto que viaja en su carreta con un grupo de aldeanos hasta que un rayo destruye el puente por el que sus acompañantes acaban de cruzar una enorme barranca. Esto lo obligará a tomar una ruta alterna, que básicamente lo llevará a recorrer todo el continente para llegar al otro lado de la cañada, claro que a lo largo de su camino se encontrará sumergido en una extraña serie de acontecimientos sobrenaturales, que incluyen un encuentro con Teresa, la famosa vidente de títulos anteriores, la unión permanente con un par de guantes mágicos -aunque el juego trata de vendértelo como los Guanteletes de los Héroes- y una épica batalla con una entidad maligna como nunca antes se había visto; todo mientras recorres los viejos y solitarios senderos de Albion.

Durante las secciones en la carreta tendrás que controlar los movimientos de tu caballo con las riendas, acercando a tu cuerpo el brazo del lado hacia el cual quieres girar y adelantando el otro. Para aumentar la velocidad de Seren agitarás ambas manos: una vez lo hará caminar, 2 veces lo pondrán a trotar y la tercera lo hará correr a todo galope, aunque durante unos cuantos segundos; para ralentizarlo habrá que acercar ambos puños a tus hombros. Los caminos estarán llenos de orbes de colores que deberás recolectar, estos son similares a los que sueltan los enemigos cuando mueren, y sirven para aumentar la experiencia de tu personaje, ganar puntos de mejora y aumentar el poder de las guanteletas, el desempeño de Seren y de los hechizos en general.

Para pelear deberás subir a la altura del hombro la mano a la que esté asignado el hechizo que quieras usar y moverla hacia el lugar a donde quieras lanzarlo, por ejemplo, para lanzar un ataque eléctrico hay que utilizar la mano derecha; para empujar o levantar un objeto, la mano izquierda; para lanzar una bola de fuego tienes que levantar la mano derecha y agitarla hasta que se forme el ataque y luego lanzarlo.

La mecánica parece muy sencilla, ¿no? El problema es que gran parte del tiempo Kinect no tendrá idea de qué diablos estás haciendo, sin importar cuantas veces calibres el sistema. Esto se traducirá en una enorme cantidad de poderes volando por la pantalla justo hacia donde no quieres que vayan y en un nivel extremo de furia, especialmente cuando el reconocimiento te falla en la última etapa de la pelea contra un jefe o cuando le estás sobando el trasero a tu caballo.

Además de lo mencionado, FTJ se aleja de los demás juegos de la serie en lo que a personalización se refiere, ya que no solamente es imposible cambiar tu ropa, armas (no puedes utilizar armas) y apariencia; es más, ni siquiera está la opción de elegir el orden o ubicación de tus poderes. Esta situación, sumada a la completa falta de decisión de la que ya hablamos, nos deja pensando por qué se lanzó este título bajo el sello de Fable. Quizá si Lionhead hubiera incluido distintos elementos de gameplay como minijuegos de otro título serían interesantes, como las secuencias a bordo de barcos que vendrán en Assassin's Creed III -sinceramente espero que Ubisoft no esté planeando un spin-off náutico con elementos de homicidio-.

Si eres un fanático de la serie y pensabas que esta sería le oportunidad perfecta de descubrir un mayor nivel de profundidad, en el que pudieras tomar por completo el control del protagonista, tal vez debas pensarlo de nuevo, ya que lo único que consigue la falta de un control es dificultar la ejecución de cualquier acción que desees realizar.

Malo
5.3
 

Ficha del Juego

Fable: The Journey

Xbox 360

por Lionhead Studios

9 / Octubre / 2012

Sitio Oficial »

MÁS REVIEWS