El monomito y los juegos de terror

Las aventuras sobrenaturales y sus elementos recurrentes

Por Roberto Jiménez El 28 de junio a las 11:03

La convivencia con los seres sobrenaturales y los inevitables enfrentamientos con ellos son algunas de las temáticas recurrentes más antiguas en la historia de la humanidad. Brujas, demonios, monstruos y dioses han poblado la imaginación de nuestros antepasados desde épocas inmemoriales y, aunque la mayoría de las veces relegamos estos relatos al terreno de la ficción y la fantasía, habría que preguntarse si este tópico monomítico no tiene bases arraigadas en algún tipo de verdad.

Ahora, algunos podrán preguntarse qué diablos es un monomito, la respuesta se sencilla: una teoría que propone la existencia universal de elementos consistentes en distintas narrativas a lo largo del mundo, entre las que se destacan la ayuda sobrenatural, la mujer como tentación, la separación del héroe y el mundo que conoce y enfrentarse a una serie de pruebas que lo llevarán a transformarse en un ser superior. ¿Te suena conocido? Apuesto a que sí. Por otro lado, existe una serie de coincidencias históricas en relación con las narraciones de terror que pueden ser seguidas a lo largo de las distintas formas que la humanidad ha utilizado para contar historias, como las tradiciones orales, las leyendas, los libros, las películas y, actualmente, los videojuegos.

Otro elemento distintivo del monomito es el llamado universal para que el héroe entre en acción, llamado que en principio casi siempre es rechazado, lo que deriva en un reacomodo violento de la vida del protagonista, de manera que se vea forzado a reaccionar. Traducción: las fuerzas cósmicas se encargarán de cobrar la vida de su novia, esposa, hermana, madre o alguna otra mujer cercana familiar o emocionalmente al héroe, lo que invariablemente orilla a que este se entregue a una sangrienta y brutal orgía de venganza, hasta que afronta otro de los elementos característicos de esta narración: la divinidad femenina, esa fuerza regente que encauza los esfuerzos del campeón y dirige su ira en el camino correcto.

El siguiente elemento es la aparición de una fuerza sobrenatural que ayude al protagonista a emprender su camino, comúnmente brindándole habilidades mucho más allá de los sueños de cualquier mortal común y corriente. Esto se puede materializar en una gran gama de posibilidades, que van desde la obtención de un arma sagrada, la presencia de un compinche superpoderoso o la obtención de poderes extraordinarios. Si te suena familiar, esta parte del mito lleva una obvia relación con la leyenda arturiana y Excalibur, aunque también podemos verlo claramente reflejado en el universo de Star Wars y algunas otras sagas modernas.

Una vez embarcado en la aventura, el protagonista tendrá que avanzar a lo largo de un camino que lo alejará del mundo que conoce, de ese lugar familiar y propio que ha delimitado su vida y ha forjado su cualidad heroica, en busca de un terreno desconocido, en el que leyes extrañas y desconocidas lo rigen todo. Una vez cruzado ese punto de no regreso, deberá aceptar su situación y comenzar su verdadera travesía, que terminará con una transformación de su esencia, metamorfosis que lo convertirá en la figura indispensable para vencer a sus terribles oponentes.

Posteriormente, se verá envuelto por una red de intriga y engaños, en los que invariablemente una mujer busca cautivarlo y atraparlo con sus poderes de seducción. Esta mecánica no es simplemente un elemento para brindarle un poco de alegre convivencia a nuestro personaje, ni uno que busque ayudarlo a perpetuar su código genético, esta situación tiene como fin distraerlo de su misión, alejarlo de la via que lo conducirá a cumplir su objetivo y recuperar ese pedazo de sí mismo que le fue arrebatado en un principio.

« Primera |« Anterior |1 |2 |Siguiente » |Última »

MÁS ARTíCULOS